LA PROVINCIA DE BADAJOZ

ORÍGENES Y PRECEDENTES DE LA PROVINCIA DE BADAJOZ

La provincia de Badajoz tiene 185 años de existencia continuada. Fue creada en 1833 a partir de la reforma de la estructura territorial de España planteada por Javier de Burgos, ministro de Fomento al comienzo de la regencia de María Cristina de Borbón. Apenas un mes después de ser elegido, el 30 de noviembre de 1833, fue aprobado el decreto que dividía el país en 15 regiones y 49 provincias.

La nueva estructuración de Javier de Burgos siguió un modelo geográfico, pero también histórico, respetando las divisiones de los antiguos reinos. Además, tuvo en cuenta las distancias y el número de habitantes de los municipios. Su principal virtud ha sido su permanencia, ya que fijó definitivamente un mapa que, salvo modificaciones puntuales, se ha mantenido hasta hoy.

Pero esta división territorial tuvo precedentes que, aunque más efímeros, fundamentaron la propuesta de Javier de Burgos. El más inmediato fue del Trienio Liberal (1820-1823). El gobierno encargó a Joaquín Bauzá y José Agustín de Larramendi el estudio de la división territorial. En marzo de 1821 se presentó en las Cortes el proyecto y se abrió un proceso de reclamaciones que concluyó con la aprobación de un plan por el que España quedó dividida en 52 provincias. Extremadura se organizaba en las provincias de Badajoz y Cáceres, con la ordenación de sus respectivas diputaciones, que serán suprimidas al igual que todas las demás con la restauración del absolutismo.

LA DIPUTACIÓN DE EXTREMADURA, PRIMERA DE ESPAÑA

La Diputación de Extremadura fue la primera diputación provincial creada en España. Se reunió por primera vez el 24 de octubre de 1812 en Badajoz. Tras ella, ese mismo año, se constituyeron las diputaciones provinciales de Cataluña (30 de noviembre), de las Islas Baleares (12 de diciembre) y, ya en 1813, las restantes de España. Las diputaciones provinciales sustituían a las juntas surgidas durante la Guerra de la Independencia y suponían el inicio efectivo del régimen constitucional en las provincias. Pero la primera Diputación de Extremadura fue suspendida por las Cortes de Cádiz el 13 de mayo de 1813. Debido a algunas irregularidades, cesó su actividad tras ocho meses de funcionamiento. En agosto de 1813, se celebraron nuevas elecciones y se nombraron nuevos diputados.

Aunque hubo dos presidentes interinos anteriores (el marqués de Palacio y Miguel Lastarria), el primero que ejerció en propiedad la presidencia fue Álvaro Gómez Becerra, que tomó posesión de su cargo el 21 de mayo de 1813.

En mayo de 1814, al regresar a España Fernando VII y reinstaurar el absolutismo, la Diputación de Extremadura cesó en sus funciones, y con ella su presidente. En marzo de 1820, al comienzo del Trienio Liberal, volvió a instalarse, reponiéndose en su puesto a Gómez Becerra, que pocos meses después sería sustituido por Luis del Castillo Barrantes.

La Diputación de Extremadura estuvo vigente, por tanto,durantetres años y nueve meses, y en dos períodos: del 24 de octubre de 1812 al 4 de mayo de 1814 y del 18 de marzo de 1820 al 10 de mayo de 1822, en que se instituyó la Diputación de Badajoz.

185 AÑOS DE HISTORIA DE LA DIPUTACIÓN DE BADAJOZ

La Diputación de Badajoz se crea en mayo de 1822, al tiempo que la Diputación de Cáceres, una vez que las Cortes del Trienio Liberal decretaron la división de Extremadura en dos provincias.Luis del Castillo Barrantes, que había sido jefe político de Extremadura y presidente de la Diputación de Extremadura, pasa a ser también presidente de la nueva Diputación de Badajoz. La institución estará vigente apenas durante un año y cinco meses, ya que el sistema constitucional volvió a ser sustituido por el absolutismo y se suprimieron las diputaciones.

El 11 de noviembre de 1835 volvió a constituirse bajo la presidencia del jefe político, Fernando de la Laguna,y con diez diputados.Los primeros años de la Diputación coinciden con la primera guerra carlista. La Diputación asume funciones militares y se dedica prioritariamente al armamento y defensa de la provincia. Finalizada la guerra, tiene otras competencias. A partir de 1849, en cumplimiento de la nueva ley de Beneficencia, la Diputación asume la dirección de varios establecimientos asistenciales y benéficos de la provincia como el Hospital de San Sebastián (Badajoz) y el Hospital de dementes (Mérida). Estas funciones y la de obras públicas ocuparán el siglo.

Durante todo el siglo XIX la Diputación estuvo presidida por el jefe político (a partir de 1849 pasará a llamarse gobernador civil) y, desde 1845, algunas de sus competencias las asumen los Consejos Provinciales, que preside también aquél y cuyos miembros son nombrados por el gobierno. De 1835 a 1875 se suceden los gobiernos progresistas y moderados.

Durante los 55 años de la monarquía de Alfonso XII y Alfonso XIII las diputaciones estuvieron dominadas por el caciquismo. Los caciques de los dos principales partidos dinásticos, conservador y liberal, se repartían el territorio y el poder de las instituciones. Durante años, la Diputación de Badajoz estará controlada por una oligarquía de terratenientes y rentistas.

La Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) llevó a cabo una profunda reforma de la administración provincial con la promulgación del Estatuto Provincial (1925). Las diputaciones se dotaron de nuevas competencias y resolvieron su situación económica. La de Badajoz emprendió importantes iniciativas como la fundación del Centro de Estudios Extremeños, la creación del Matadero Industrial de Mérida, los planes provinciales de caminos vecinales y las reformas de las políticas sanitarias y de hacienda.

Las elecciones del 12 de abril de 1931, que trajeron la II República a España, se saldaron en la provincia de Badajozcon un mayor número de concejales monárquicos electos. El 24 de abril de 1931 tomaba posesión la comisión gestora provincial. Durante estos años se mantuvo la situación de interinidad de las Diputaciones provinciales. En estos años la institución se afanó en la realización de obras públicas para intentar paliar la crisis obrera y mantuvo los servicios asistenciales tradicionales.

Tras el golpe de Estado de julio de 1936, los sublevados nombraron el 21 de agosto una nueva comisión gestora de la Diputación. Pero en la Extremadura que se mantenía fiel a la República, en la Bolsa de La Serena, funcionó durante toda la guerra un Consejo Provincial. Este Consejo asumió funciones de la Diputación en esa zona y estuvo presidido por el gobernador civil.

La interinidad prosiguió en los primeros años del régimen franquista. Hasta 1949 rigió en la institución provincial una comisión gestora que había sido nombrada por el gobernador civil a comienzos de los años cuarenta e integrada por representantes de distintas corporaciones.

El 24 de abril de 1949 tomó posesión la Diputación orgánica del franquismo integrada por representantes de los partidos judiciales y de diversas corporaciones económicas, culturales y profesionales. Sólo dos presidentes hubo en la Diputación de 1940 a 1965: Juan Murillo y Adolfo Díaz Ambrona.

A partir de los años sesenta, la Diputación se involucró en proyectos de gran importancia para la región, como el Plan Badajoz o la Universidad de Extremadura. En el tercer período de la Diputación franquista (de 1965 a 1975) se sucedieron los presidentes y se vivió cierta sensación de crisis.

Durante la Transición, las gestiones realizadas por los parlamentarios extremeños impulsaron la creación de la Junta Regional de Extremadura, instituida por Real Decreto de 13 de junio de 1978. Entre sus miembros había representantes de las diputaciones provinciales. El de Badajoz fue Fernando Albarrán Ambel, último presidente predemocrático.

Por primera vez la Diputación estuvo formada enteramente, a partir de 1979, por concejales electos en comicios municipales. 27 diputados que elegían entre ellos mismos al presidente.

Los primeros mandatos socialistas introdujeron numerosos cambios en la política provincial. Además de intentar eliminar los déficits de dotaciones y equipamientos, la Diputación se centró en la modernización de la red viaria y en la creación de varios órganos de gestión. La situación económica, que volvió a ser mala de 1987 a 1992, comenzó a recuperarse hasta alcanzar niveles de superávit ya desde los años finales del siglo XX. La Diputación se convertía en una pieza principal de la política de desarrollo local de la provincia.

La Diputación de Badajoz ha tenido durante la democracia ocho presidentes:

1.- Luciano Pérez de Acevedo y Amo (UCD), 26/04/1979 a 03/06/1983.

2.- León Romero Verdugo (PSOE), 06/06/1983 a 24/07/1987.

3.- Ramón Ropero Mancera (PSOE), 27/07/1987 al 04/07/1989.

4.- Ramón Rocha Maqueda (PSOE), 04/07/1989 a 10/07/1995.

5.- Eduardo de Orduña Puebla (PSOE), 13/07/1995 a 19/07/1999.

6.- Juan María Vázquez García (PSOE), 19/07/1999 a 02/07/2007.

7.- Valentín Cortés Cabanillas (PSOE), 12/07/2007 a 14/07/2015.

8.- Miguel Ángel Gallardo Miranda(PSOE), 18/07/2015 hasta la actualidad.